Los implantes dentales son una alternativa segura y cómoda en caso de pérdida de piezas dentales, aunque su proceso de colocación tiene diversas fases que hay que observar para garantizar una integración segura y duradera.

El proceso de colocación de un implante dental es un conjunto de fases delicadas que incluye:

  • Colocación
    Durante esta fase, el implantólogo realiza pequeñas incisiones en las encías para exponer el hueso mandibular. Se colocan unas prótesis provisionales para recuperar los dientes hasta la próxima intervención.
  • Osteointegración
    En esta fase el implante se adhiere al hueso, sustituyendo la raíz del diente perdido. Este proceso suele alargarse de 3 a 6 meses, hasta que los tejidos blandos han cicatrizado. Después se realiza una nueva cirugía, en la que se exponen los implantes y se colocan los pilares que los conectarán a los implantes dentales. Esta fase requiere la realización de modelos de la boca, para fabricar la prótesis definitiva.
  • Colocación de la prótesis definitiva
    En esta tercera y definitiva visita, el dentista colocará las prótesis definitivas, cuidando que se ajusten de forma óptima a los postes y asegurándose que su forma, tamaño y color encajan a la perfección. El resultado de todo este proceso es la recuperación de una sonrisa funcional y sana, que debe cuidarse mediante una rutina de higiene bucodental diaria para evitar la periimplantitis, que es la principal complicación de los implantes dentales.

La periimplantitis consiste en la inflamación de los tejidos que rodean los implantes dentales y, en sus fases más avanzadas, puede provocar el fracaso del tratamiento.

Acude al consultorio dental del Dr. Gabriel Cárdenas y cuenta con la asistencia personalizada de un médico dentista especialista en periodoncia e implantología dental quien realizará un estudio personalizado para adaptar este tratamiento a las necesidades de tu sonrisa.